El campeón de los perdedores

Ferrari hace gala de sus mejores estrategias para conseguir que Alonso se convirtiese en el mejor de los fracasados.

La carrera tuvo lugar en esas tardes de domingos de noviembre que no te apetece hacer nada y no hay nada mejor en la televisión para entretenerte que optas por elegir ver la Fórmula 1. Fórmula 1 que se hace llamar deporte, ese deporte que le gustan tanto a los españoles en el que vas conduciendo un coche a toda pastilla y solo tienes que pisar a los demás para conseguir tu objetivo.

El alemán le da una alegría a la bollera Merkel

El alemán estaba 13 puntos por encima en la clasificación del cuellocorto. Estaba todo muy de cruz para los españoles, Urdangarín con la visita al rey había gafado el día para el español. Salía desde Mordor, pero hizo un par de llamaditas antes de la carrera, y convenció a Senna para que le echara una mano y golpeara al alemán. Este remontó desde la última posición hasta ponerse muy cerca del nuestro, y tras varias entradas a los boxes, se colocó en la sexta posición. Nuestro amigo negro Hamilton decía que estaba haciendo un paripé y que estaba cansado y decidió abandonar la carrera para sentarse a descansar y verlo todo desde la tv adjuntándole a nuestra redacción un “no quiero estar en medio de una guerra España-Alemania que después Cameron no me convoca para el siguiente campeonato del mundo”.

Finalmente el campeón español quedaba 2º la carrera pero de nada le sirvió porque el príncipe alemán de ojos azules y cabellos dorados acabó 6º proclamándose tricampeón del mundo con tan solo 25 años, a esa edad en España solo tenemos a los “ninis”. Desde las redes sociales se veía mucho ajetreo con esta carrera. Se demostraba el espíritu que caracteriza a los españoles  deseándole la muerte al alemán, todo muy humano por nuestra parte, pero así somos y cantábamos el  “yo soy español, español, español”. Alonso también demostró que como buen español echó las culpas a un francés  de que no ganara el campeonato. Esto último lo ha aprendido de nuestro presi, Mar(r)iano.

En fin, quedamos campeón de los perdedores y eso nos enorgullece mucho porque más tampoco se nos podía pedir, si no venía la Merkel y nos echaba de Europa. Nos despedimos este año de la F1 como buenos españoles, fracasando por supuesto.

@belLorefice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s